BARRY LIEBER

Soy experto y certificado en derecho de inmigración por el Colegio de Abogados de Florida. He estado ejerciendo la ley de inmigración desde 1993 y soy miembro del Colegio de Abogados de Florida y de varios Colegios de Abogados de la Corte Federal. En realidad, mi objetivo desde que estaba en la facultad de derecho y cuando me gradué en 1989 era ser abogado de inmigración en Miami.

Me desvié un poco de mi meta al aceptar un trabajo en el Departamento de Investigación de la ciudad de Nueva York, donde trabajé de 1989 a 1993. En ese trabajo, investigué el fraude y la corrupción dentro del gobierno de la ciudad de Nueva York, lo cual fue interesante, pero aún tenía la meta de hacer leyes de inmigración.

Mi interés por la inmigración comenzó incluso antes de que estudiara leyes. Cuando estaba en la escuela secundaria, solía ser amigo de los estudiantes de intercambio extranjeros, algunos de los cuales tenían problemas de inmigración. Este interés duró hasta la universidad cuando pasé un tiempo en América del Sur y la gente allí me hizo muchas preguntas sobre cómo mudarse legalmente a los EE. UU. Cuando me di cuenta de que no podía responder a sus preguntas, decidí aprender algo al respecto en Facultad de Derecho.

Desde que practico la ley de inmigración, me he certificado como experto por la Junta de Certificaciones de la Barra de Abogados de Florida. Esto implicó obtener recomendaciones de otros abogados, incluidos otros abogados certificados por la Junta, y someterme a un examen. También he sido miembro de AILA (la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración) y formé parte del comité pro-bono del Capítulo del Sur de Florida. También he sido panelista de ILW.com, donde realicé sesiones semanales de preguntas y respuestas en línea.

He tenido experiencia con una amplia variedad de temas de inmigración, desde el más simple de los casos de naturalización hasta complejos litigios federales en los Tribunales de Distrito Federal y Tribunales Federales de Apelación. Si tuviera que decir que me especializo en cualquier área de inmigración, tendría que decir que es en cuatro áreas; negocios, visas de artistas, litigios federales y exenciones de fraude. Sin embargo, practico en todas las áreas de la ley de inmigración.

Una ventaja de ser una firma pequeña es que puedo brindar atención individual a todos mis clientes. Sé lo que está sucediendo en todos los casos y no los paso a los asistentes legales, aunque mi asistente legal ha estado conmigo durante 10 años y también conoce los detalles de todos nuestros casos. Cuando un cliente me llama o me envía un correo electrónico, mi política es devolver la llamada o el correo electrónico dentro de las 24 horas. Incluso si estoy de vacaciones, intento ponerme en contacto con los clientes en un período breve y nunca pierdo el contacto por completo. Creo que los clientes aprecian que cuando llaman a la oficina, puedan hablar con el abogado, en lugar de con una secretaria o asistente legal que tal vez no pueda responder adecuadamente a sus preguntas.

Otra ventaja es que soy bilingüe en español e inglés. Hay muchos abogados que tienen personal bilingüe, pero yo puedo hablar personalmente con mis clientes sin la necesidad de un intérprete.

Si quieres saber más, por favor contáctame.

Solicite una consulta

Tel: 305-374-3860
Fax: 305-374-6495

barry@barrylieber.com

11 + 12 =